Todo lo que necesitas saber sobre el cólico del lactante

10 de diciembre de 2021

Todo lo que necesitas saber sobre el cólico del lactante

Los cólicos del lactante son episodios recurrentes, generalmente diarios, de llantos e irritabilidad sin motivo aparente. Es un problema frecuente en la consulta pediátrica y su prevalencia mundial es del 15 al 40% en niños menores de cuatro meses, independientemente del tipo de lactancia administrada.

Suelen aparecer en la tarde noche y el bebé empieza a llorar desconsoladamente encogiendo las piernas sobre el abdomen y cerrando los puños. Empiezan a manifestarse cuando el bebé tiene unas 3 semanas de vida aproximadamente y se van intensificando hasta las 6 semanas. La mayoría de las veces, los cólicos mejoran a partir de esta edad y suelen desaparecer cuando tienen 12 semanas.

Posibles causas de los cólicos

A menudo se desconoce la causa exacta que provoca los cólicos pero en términos generales, podría ser uno o varios de los siguientes motivos:

  • Reflujo gasoesofágico
  • Indigestión
  • Dolor provocado por gases
  • Intolerancia a ciertos alimentos o proteínas de la leche materna o de fórmula
  • Alimentación excesiva
  • Sensibilidad a determinados estímulos

¿Cómo se diagnostican?

El cólico del lactante no es una enfermedad. Su definición más extendida los define como episodios de llanto  intenso y vigoroso de aproximadamente 3 horas al día, 3 días a la semana durante al menos tres semanas en un bebé sano y bien alimentado.

Forma parte de su desarrollo normal. Por ello, el diagnóstico llega después de realizar una exploración y descartar cualquier otra alteración.

Cómo calmar al bebé

En primer lugar debemos comprobar que no se trata de ninguna intolerancia a la leche de fórmula o a algún alimento tomado por la madre y que se le transfiere a través de la leche materna, como podrían ser los frutos secos.

Una vez descartada la alimentación, debemos considerar que cada persona es un mundo y lo que puede calmar a un bebé podría irritar a otro. Por ello, la mejor técnica es la que funciona y no hay manera de saberlo si no lo probamos. Los padres son los que mejor conocen al bebé pero aquí hay una lista de consejos que pueden ser de gran ayuda.

  • Envolver al bebé con una manta, ponerlo bocabajo y mecerlo suavemente
  • Sostener al bebé en una posición erguida y darle pequeños golpecitos en la espalda
  • Colocar una toalla caliente, almohada con semillas o una botella de agua caliente en la zona abdominal
  • Realizar leves masajes en la zona abdominal
  • Abrigarle bien y sacarle a dar un paseo con el cochecito
  • Darle un pequeño masaje en la zona de la espalda y la cabeza
  • Ponerle música suave o cantarle una canción
  • Ofrecerle un chupete para succionar

Existen artículos farmacológicos diseñados específicamente para combatir los cólicos del lactante como tetinas, chupetes e incluso bañeras para recién nacidos. Además, también hay productos de venta en farmacia, como probióticos o infusiones para los más pequeños, que mejoran la digestión y ayudan a eliminar los gases. Visita Farmacia Miquel y déjate aconsejar por profesionales. Cada bebé es un mundo y no existen fórmulas mágicas para acabar con los cólicos. Juntos podemos dar con la solución para calmar a tu pequeño. ¡Visítanos!

Website realizado por:Weyketing.com

Top